Inicio JAPON Parche desarrollado en Japón permitiría vacunarse uno mismo

Parche desarrollado en Japón permitiría vacunarse uno mismo

647
Comparta.


Los países de todo el mundo se esfuerzan por encontrar personal que administre las vacunas COVID-19 en medio de la escasez de personal médico de primera línea.

Pero una nueva investigación realizada en Japón demuestra que algún día las personas podrán vacunarse contra enfermedades -desde el coronavirus hasta la gripe- simplemente aplicando un parche en la piel que permite que la vacuna sea absorbida por el cuerpo más rápidamente que con los parches médicos convencionales.

◉ Continúa los llamados a boicotear productos de DHC debido a racismo. La empresa japonesa de cuidado de la piel se enfrenta a una reacción en internet y a un boicot tras los comentarios racistas de su director general. Vea >>AQUI

En un estudio publicado en enero en la revista científica británica Nature Communications, Matsuhiko Nishizawa, profesor de la Universidad de Tohoku, y su equipo de investigación desarrollaron un “parche de microagujas alimentado por una biobatería” que permite absorber una vacuna más rápidamente que con los parches disponibles actualmente en el mercado.

“En el futuro, queremos que la gente se administre por sí misma las nuevas vacunas contra el coronavirus y otros tipos de vacunas”, dijo Nishizawa. “Estoy haciendo todo lo posible para que esta tecnología se utilice para las vacunas contra el COVID-19”.

Los parches de microagujas convencionales, que ya se han comercializado para el tratamiento de la migraña y el alivio del dolor, permiten inyectar una dosis limitada y los fármacos tardan más en atravesar la piel.

La historia de un dekasegi que se convirtió en embajador. Estuvo entre nosotros trabajando de dekasegi a mediados de los 90. Retornó a su país y ha regresado para presentar sus credenciales ante el emperador Naruhito, como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Dominicana en Japón. El embajador Robert Takata tiene una historia que contar. Vea >>AQUI

El equipo de Nishizawa, sin embargo, ha mejorado estos aspectos mediante el uso de electricidad de bajo voltaje, lo que permite que una serie de microagujas porosas en el parche administren más cantidad de fármaco en la piel, y más rápidamente.

La electricidad se alimenta de una célula de biocombustible, una tecnología desarrollada por el mismo grupo de investigación que genera electricidad en la superficie de la piel mediante enzimas.

Aunque pueden pasar años hasta que el gobierno apruebe la aplicación de esta tecnología a las vacunas, Nishizawa espera que se utilice para una vacuna contra el COVID-19 en el futuro. Por ahora, la aplicación más realista permitiría a los pacientes tratarse con ciertos medicamentos en casa.

Su composición orgánica, combinada con las células de biocombustible, significa que el parche puede utilizarse potencialmente para vacunaciones en naciones con un suministro eléctrico inestable o limitado, así como en zonas afectadas por catástrofes.

El informe en la revista Nature Communications está AQUI


Comparta.